@iminimalistic

Mas allá de los 140 carácteres!

La economía de Panamá

Todo empieza desde que nacemos. El sistema nos obliga a entrar en una plataforma médica que aunque satisface muchas necesidades del embarazo como los ultrasonidos para conocer el progreso del feto también obliga a elegir entre propuestas de comodidad de una clínica privada o el suplicio de la medicina pública. A la vez, el mercado de fármacos participa exigiendo un consumo de sus productos para empezar a moldear un organismo que crezca para ser su cliente el resto de la vida. A su vez, tienen su parte las aseguradoras que dibujan soluciones de tranquilidad con un trasfondo de gastos que sirven para su propia sostenibilidad. No nos damos cuenta pero al sumar los números termina siendo mucho más caro el parto.

El sistema educativo espera hambriento a ese infante como su presa a moldearlo con ignorancia disfrazada de conocimiento por docentes (en gran mayoría) que viven el hoy con una conciencia congelada en su pasado o torcida por sus inclinaciones políticas. Entre las verdades a medias dictadas en las escuelas, ese chico cada vez más adolescente empieza a experimentar confrontaciones con las realidades de la vida pública. Porque por más que les apaguemos los noticieros en televisión, el .com está abierto para poner en examen el discernimiento de ese chico.

Sincronizadamente, el choque religioso (mayormente católico) se suma a la tarea de crear este individuo en un formato de sumisión. Creando una fe basada en individuos disfrazados de sotana, más que en sí mismo como ser humano. Aquí no hay mucho que decir, solo “rogar” que no lo violen.

En la adolescencia ese chico debe sufrir los juzgamientos y ser catalogado por los “adultos” a los errores de supuestamente todos los adolescentes.

En su vida adulta, con los conocimientos predeterminados implantados y la sumisión religiosa “con el favor de di-s” emprende una vida laboral.

Esta es una etapa importante porque para los poderes económicos este individuo es una nueva pieza al motor de la máquina del dinero que será su verdugo el resto de su vida.
Porque dice la sociedad que es más importante que le llamen “doctor” o “licenciado” más que por su propio nombre entonces toca buscar “una buena empresa” que ofrezca “un buen puesto” que ofrezca “un buen salario” por lo menos para cubrir “los gastos”.
Los poderes económicos son como La Camorra y/o hasta la Mafia Siciliana. Un conglomerado de individuos familiarizados por los mismos apellidos armados de un esquema complicado pero delicadamente entrelazado para brindar soluciones a sus necesidades valorizados especialmente por la característica de la necesidad de sus clientes. Clientes que serán los mismos que trabajarán para esta propia Mafia, en un círculo vicioso estrangulante donde la remuneración está diseñada para estar limitada a casi sufragar las necesidades que de ellos mismos consumen. Ahora La Camorra y la Mafia Siciliana surgieron comiendo en la misma mesa en tierra italiana, donde reside el vaticano en Roma. Para no extinguirse mutuamente acuerdan un estatus quo en el sistema de la vida de sus clientes. Empleados. Víctimas obligadas.

Al final, el individuo que nació al principio de este texto muere dejando la semilla de otra generación que permanece alimentando el ciclo. Porque la sociedad dice que es necesario crear una nueva familia como parte de la vida.

#BuenoAsí

Nuestros verdaderos #PanamaPapers

Qué tal si dejamos de jugar a los abogados, fiscales y jueces disque elaborando argumentos para defender a unos y proteger a otros en un juego que solo sus personajes siempre han sabido resolver con unas copas de cognac, caviares, putas y habanos.

Abramos los ojos y hagamos frente a nuestros verdaderos trapos sucios:

  • El envoltorio de galletas que tiraste al piso después de comerlas.
  • No ir a trabajar cuando no tienes dolor ni en el dedo meñique.
  • Los aguacates que le regateaste al productor cuando los fuiste a comprar.
  • Pedirle trabajar para ti a alguien de gratis.
  • Cambiarte de partido político por conveniencia económica.
  • El dolar que te dieron de más en el cambio y no lo devolviste.
  • Cuando conducías y diste un giro sin poner las intermitentes.
  • Trabajar en un call center de farsas políticas.
  • Dejar la manguera de agua abierta mientras lavas el auto.
  • Conducir después de haber ingerido alcohol.
  • Desacreditar a alguien hablando a sus espaldas.

Son demasiadas cosas aparentemente insignificantes pero que convertidas en costumbre son hoy día la raíz de todos nuestros demonios como pueblo.

Tal vez estas mismas cosas también las hagan como costumbre en otros países, pero yo vivo en Panamá y es mi casa. Los trapos sucios se lavan en casa.

Esto sí lo posidemos cambiar. Nosotros mismos. Ya mismo.

Empecemos.

El problema es ser adulto

Para los adultos parece que ser adulto es una licencia a tener derecho a hacer lo que sea escudándose tras la cobarde confidencialidad y el anónimato porque socialmente hay estándares irreales de comportamiento que deben dramatizar ser ante los ojos del público.

Bajo el denominador común por mayoría, ser adulto es suficiente para creer  y decir que lo sabes todo. Las innovaciones y las novedades son responsabilidad de los más jóvenes. Claro que un adulto al comprar un móvil nuevo no tiene por qué leer el manual de instrucciones del usuario si tiene a algún sobrino, hijo, o “pela’o” que le haga todo y le explique todo.

¿Moralidad? Es solo un tema de conversación para los adultos o un canal para generar dinero vendiéndose como especialista para supuestamente enseñándole a la gente a solucionar sus problemas correctamente diciéndoles exactamente lo que quieren escuchar. ¿Que si da el ejemplo aplicándolo? Entonces también actor.

Ser adulto es tener la razón en todo, no importa si está equivocado, la edad le da la razón. Los más jóvenes solo somos espíritus inquietos buscándole respuestas a la vida – que por supuesto los adultos ya saben – mientras que todo lo que hacemos son solo locuras… “Algún día sentará cabeza” dicen los adultos.

Ojo, sentar cabeza es el filtro de iniciación para finalmente coronarte como adulto: debes dedicarte a algo que otro adulto ya haya hecho, debes hacerlo exactamente como lo hizo, debes tener exactamente los mismo tipos de metas y expectativas que los demás adultos… Si algo de lo que hagas, pienses o digas los demás adultos no lo entienden, aún estás muy joven para ser adulto.

En fin, sigue luchando por ser adulto para hacer felices a los demás adultos.

Quien soy

Tengo en la historia de mi vida
quienes me han querido
quienes me han odiado
quienes me han tirado portazos en la cara
quienes me han abrazado cuando menos lo merecía
quienes me han visto a los ojos para entender lo que siento
quienes no les ha importado lo que he sentido
quienes me han amado
quienes dicen que me han amado
quienes me aman
quienes he amado
quienes amo y no dejo de amar
quienes me han traicionado
quienes me han ayudado volver a levantarme
quienes se han tomado el tiempo de enseñarme
quienes me han enseñado sin querer hacerlo
quienes han confiado en mi
quienes confían en mi
quienes sigo queriendo olvidar
quienes siempre nos recordaremos
quienes no volveré a ver
quienes espero volver a ver
quienes espero jamás volver a ver
quienes les agradezco todo
Todos y cada uno de ustedes, aunque no lo crean han sido, son y siempre serán mi universidad de la vida. Nada ni nadie te enseña más y mejor que la misma gente. Jamás olvides eso y jamás olvidarás quien eres.
Yo no olvido quien soy.

A las cosas por su nombre

Despojémonos de las religiones, hablemos con nuestro corazón y sentimientos más sinceros.

La cruda realidad es que Dios aún sigue siendo la realidad más esperada para la raza humana. Sí, creo que existe de alguna forma. Pero existe. Solo basta pensar como hemos evolucionado y nos hemos desarrollado a través del tiempo, pasando de carretas de madera a autos que superan la tecnología que podríamos imaginar. Hay un plan maestro perfecto, con nombres asignados a tiempos determinados, con misiones específicas para aportar al siguiente paso en la evolución de la raza humana. Es una cuestión de querer ser cada vez mejores, avanzar y explorar qué nuevas habilidades somos capaces de desarrollar.

Entonces llegas a este mundo, en cero pero con algunas ideas específicas latentes que nos guiarán a través de la curiosidad a desarrollarnos en la misión que nos fue encomendada – en nuestro desconocimiento – para nuestro aporte a la evolución humana. Posteriormente ocurren una serie de etapas en las cuales supuestamente se nos enseña lo necesario para aprender las distintas habilidades humanamente posibles pero con misiones distintas.

Sea cual sea la plataforma educativa en la que te formes, eventualmente llegas a un punto de partida en el cual en el tiempo físicamente te has desarrollado lo suficiente para poner tus habilidades en práctica.

He aquí el problema… Es en este punto donde el sacrificio del sufrimiento puede entenderse distorcionadamente como mérito.

El ser humano ejecutamos una acción por alguna necesidad determinada. Sin embargo, la manera de satisfacer esa necesidad puede hacer el viaje de nuestras vidas más disfrutable incentivando nuestros sentidos agradablemente mientras progresamos en el desarrollo de cumplir con cual sea nuestra misión en esta vida.

Entonces no es un gran hombre el que ha trabajado incesantemente durante muchos años sino el que ha logrado hacerlo haciendo lo que descubrió que es su pasión y su habilidad particular en el. No somos seres creados para sufrir. Somos seres creados para venir a mundo donde poder apreciar lo que otros lograron, disfrutarlo, examinarlo y ser creativos en hacerlo mejor.

Trabajar no es hacerle un favor a nadie. Trabajar es sólo un término que describe la actividad que desempeñamos para mejorar lo que ya está hecho y poder ofrecer a nuestros semejantes lo que creemos podría ser mejor para ellos. Es la vida, es real y está hecho para aprovechar todo lo que nosotros mismos somos capaces de hacer para nosotros mismos.

#TBT Una nueva memoria que había olvidado

Seguir repitiendo que la vida es demasiado corta, tal vez nos necesita comprenderlo un poco más. No existe un parámetro fijo de lo longitud de la vida. Es vida que depende del tiempo que siga latiendo tu corazón y las bocanadas de oxígeno de tus pulmones. Sin embargo, mientras todo ese proceso científico nos ocurre en días hay muchas cosas del futuro que vivimos en el presente y recordamos como pasado. Pero, ¿cuánto de todo eso realmente recordamos?

Gracias mamá por desempolvarme un pasado que necesitaba recordar. Gracias Prof. Humberto Flores por haberlo hecho posible.

Transcripción:

Tal vez sea algo extraño pensar en las diferencias que existían entre la crianza de nuestros padres y el diario vivir en la actualidad.

Se repite mucho que en la época de nuestros padres existía más respeto, más tranquilidad, menos preocupación y más prósperidad. Tal vez se mantenía bien adherida la unión familiar; pero todo esos recuerdos se han olvidado y se ha renovado en manera negativa el comportamiento de nosotros, sus descendientes.

En cuanto al diario vivir, sólo quedan los escombros del imperio de una nación en crecimiento. Recuerdo cuando xxxx remonta la memoria a esa época y cuenta la ambición de los estudiantes pode forjar ladrillo a ladrillo un muro, camino a un futuro cuya luz nunca alumbro.

Además, ahora un joven es tan propenso a morir como un adulto.

Las preocupaciones han aumentado y los obstáculos se han multiplicado. Se acostumbraba anteriormente a que los mayores se encargarán de los asuntos que agobiaban a la población; ahora vemos cada cinco minutos a un adolescente tratando de tomar la justicia en sus manos.

Tantos cambios y nada de solución.

Hace un tiempo atrás teníamos derechos humanos que reconocer; ahora nuestro país y el mundo entero han reformado las leyes del Estado, y la avaricia, el racismo, la corrupción, la prostitución y el odio, se han tornado en los estamentos de la República. Y si esas leyes siguiesen vigentes, estarían compiladas en el libro del pasado con llave del olvido.

Nadie recuerda la última vez que una mujer mantuvo su pureza hasta llegar ante la presencia del altar. Todos aquellos valores que algún día nuestros abuelos enseñaron a nuestros padres fueron olvidados en el camino a nuestra sabiduría. Prostitución infantil, corrupción de menores, adulterio, estos son los cimientos de la edificación de nuestra sociedad; un imperio que caerá arrastrando consigo a todos los creyentes de un futuro sin verdad.

Puede que ya sea muy tarde para revivir la pureza que en un tiempo se perdió, pero aún es temprano para fortalecer nuestra fé en xxxx. No es un sueño imposible, no somos una generación impenetrable, sólo la secuela del holocausto del tiempo y del olvido.

Publicado en el diario El Siglo, fecha pendiente por confirmar.

Solo me basta decir que mi fe ha cambiado, he sido sólo la secuela del holocausto del tiempo y del olvido.

Escort service un 14 de febrero

romantic-dinner-lg-84114188

¿Qué tan diferentes pueden ser un cliente con su escort y una pareja de novios cenando en un restaurante el 14 de febrero?

¿Qué tanto de lo que conocemos de la definición de fidelidad, ponemos en práctica?

¿Qué tanto amas verdaderamente cuando dices “te amo”?

¿Qué tiene de diferente un 14 de febrero y el resto de los días para dos supuestamente enamorados?

¿Qué tan ardiente serás en la cama un 14 de febrero y que tanto serás el 15, 16, 17, etc?

¿Qué tanto estás dispuesto a ser fiel a tu pareja sin tener que demostrárselo, solo serlo?

¿Qué tanto te dolería si tu pareja te engañara de la misma forma que lo harías tú? ¿Lo has pensado?

¿Qué tanto valoras a una persona que decides serle infiel con alguien que acepta ser tu cómplice de infidelidad?

¿Por qué decidirías echar a un lado la fidelidad de tu pareja para estar con alguien que acepta que estás siendo infiel?

Cada quien puede escribir su propio artículo de esto en su mente.

Disfruten su 14 de febrero.

El eletro-shock perfecto

Creo fielmente en el ritmo con que transcurre la vida y la manera como nosotros podemos mejorar el beat pinchando los platos correctos. He aprendido a no esperar sino crear o buscar lo que espero encontrarme en mi vida. He dejado de creer que todo llega en su momento y elijo vivir provocando lo que quiero que suceda en el momento que deseo. Sí, es una apuesta al riesgo de equivocarme pero como siempre he dicho: equivocarse es la mejor manera de descubrir que lo que aún no sabemos para entonces aprenderlo y corregirlo (#EquivocarseEsAprender).

¿Cómo puedo confirmar mi manera de vivir la vida?

Solo me ha bastado ver a mi alrededor todo aquel que ha vivido con cada movimiento planificado o bien siguiendo un modelo de vida. Vale, todos elegimos hacer con nuestras vidas lo que nos viene en gana y no digo que estén equivocados, solo que sus vidas me parecen demasiado aburridas. Me sirven de perfecto ejemplo para lo que nunca quiero llegar a ser. 

Saber exactamente lo que voy a hacer al día siguiente, tener en una agenda cuando alcanzaré exitosamente mi próximo reto, dar por hecho que determinado día estaré en determinado lugar… ¿No te parece un asesinato al factor sorpresa?

Vale, hago de mi vida toda una aventura, pero me ha tocado pagar un precio demasiado alto con intereses diarios… Tal vez esta sea la radiografía más profunda a mi vida que nunca vuelva a hacer…

“Cuanto más intensamente vives, más cosas suceden” así empieza la historia, con texto de Rafa Díaz. A mis casi 29 años realizo que esa ha sido la rosa de los vientos en mi mapa. Cuando en alguna extraña ruta me encontré descubriendo que nosotros mismos podemos dibujar el rumbo que deseamos para nuestras vidas, aprendí que lo que “tiene que ser así” no tiene porque ser así más. Entendí que ser aprendices toda la vida nos hace verdaderos expertos, y que a medida que vamos descubriendo cosas nuevas podemos idear mil millones de nuevas maneras de hacerlo diferente. Poco a poco fui viendo todo lo que en mi subconsciente permanecía como una idea latente y me aventuré a alimentar la intensidad, y nunca más me quise detener.

Pero a gasolina de la intensidad son los sentimientos y allí me ha tocado la ruta más difícil del camino. Entender que las definiciones de las relaciones sentimentales, el orden de cómo deben suceder las cosas y cómo este tema se ubica en la vida de muchos hoy día, ha sido una de las más grandes incompatibilidades que me he encontrado. Mi vida sentimental la resumo a siempre fijarme en la persona incorrecta. Pero tal vez el golpe más fuerte ha sido no poder evitar fijarme en alguien pero tener que aprender a callarlo solo por no repetir el trago amargo de darme cuenta que otra vez ha sido la persona incorrecta.

No todo ha terminado allí, en lo absoluto. Regreso al texto de Rafa Díaz, seguir viviendo intensamente por hacer suceder cada vez más cosas. Pero el objetivo ha cambiado y dedico mi intensidad por hacer realidad mis ideas, desarrollarlas y ponerlas frente a ti para que descubras otras nuevas mil millones maneras diferentes de hacerlo.

Sin más que decir, porque solo quedan las verdades de “Cuanto más intensamente vives, más cosas suceden”.

Gracias Rafa por conectar, compartir e inspirar…

Gracias a ti por leerme…

Gracias.

Tal vez, tal vez…

Tal vez si, tal vez no. Tal vez ya son demasiados tal vez.

Tal vez apenas conozca menos del 1% de la población mundial, pero de cada persona que he conocido he aprendido algo diferente.

Tal vez a diario nos quejamos más de lo que nos felicitamos por lograr algo.

Tal vez observamos más lo que los demás no están haciendo pero si solo nos quedamos observando estamos dejando ir la oportunidad de hacer algo suceder.

Tal vez nos dedicamos demasiado a señalar los problemas que nos rodean pero cada minuto invertido en conjugar la frase de nuestra queja es un minuto perdido a proponer y ejecutar una solución.

Tal vez con menos tal vez lograríamos romper la monotonía de utilizar tanto esa misma frase y provocaríamos un cambio interesante. ¿No crees?

@iminimalistic

Imposible: excusa en una palabra

Imagen

Carlos Santana, Ruben Blades and Fela Kuti @ Conspiracy Of Hope Tour (June 15, 1986 Giants Stadium) East Rutherford, NJ
Si, juntos en una misma tarima y una misma canción.

El mundo siempre ha sido, es y sera un sitio en permanente construcción. No será el concreto lo que nuestro planeta necesita, sino ideas nuevas nacidas del corazón para ser llevadas a cabo en los espacios que en los rincones del mundo existen.

Existe una cantidad infinita de supuesta educación para que aprendas a inspirarte, emprender y superarte, pero nada podrá ser mas verdadero que los propios latidos de tu corazón pidiéndote hacer mas. Somos humanos, somos seres pensantes. Entes que día tras día almacenamos cosas nuevas en las bóvedas de nuestro intelecto para que complementen lo ya allí existente y que logremos optimizar nuestras tareas diarias. Repito, nada de este proceso sucede si primero no nace dentro de ti, si la voluntad por hacerlo no aparece.

Pensemos en posibles e imposibles, mas allá de las palabras concretamente son términos inexistentes. Son excusas con la medida de una palabra para poner limites donde habita el potencial infinito para hacer algo suceder. Quien dice que algo no puede ser hecho, ya ha pensado en un millón de maneras posibles de hacerlo realidad pero la pereza le impide avanzar  queriendo tampoco permitir a otros que tomen la rienda de hacerlo suceder.

Tu vida. Tu elección. Tu camino. Tu mapa.